¡Atención a los portavoces!

25 julio, 2017

Las empresas e instituciones deben estar preparadas para ser claros en el mensaje que quieren dar a su audiencia. Ser coherentes con la línea de comunicación y sus valores resulta una fortaleza que es necesaria potenciar en quienes son nuestra cara visible y apuestan por la reputación e imagen corporativa: Nuestros portavoces.

Tener claro qué es lo importante y cómo transmitir el mensaje resulta una actividad que las empresas deben tener en cuenta en un plan de formación con resaltador amarillo… ahora bien ¿Por dónde empezamos?

+ Que saber, hablar en público

● CONOCER A LA AUDIENCIA: ¡LO PRIMERO!: Quiénes son, dónde trabajan, qué les gusta y qué NO, son motivos a los cuales nuestros portavoces deben adaptarse para que el mensaje llegue con éxito a los oídos, las revistas y las redes sociales pretendidas por nuestra empresa.

● ¿DÓNDE ESTAMOS?: El lugar de la presentación, el tiempo, el escenario o el atril, la capacidad de audiencia y convocatoria resultan herramientas que ayudan al orador a dar mayor seguridad y definición en su discurso.

● ¿MUCHOS PORTAVOCES? 1 DIRECCIÓN: Todos los portavoces de la empresa deben emitir los mensajes en una misma dirección para evitar confusiones o una divulgación errónea de la información. Identificar la orientación del mensaje para el público y más si se trata de periodistas, resulta una decisión estratégica para sugerir el enfoque que queremos para nuestra noticia.

● MUCHAS HERRAMIENTAS… ¿Cuál elegimos?: Conocer y distinguir el funcionamiento de los medios para comunicar y sus puntos clave de uso: vídeo, audio y texto. Una regla que nunca falla: Poco texto, mucha imagen y alguno que otro video ¡Necesitamos a la audiencia compenetrada con nuestro mensaje!.

● ¿SOLO PALABRAS? ¡NO!: Saber qué información es clave y cómo transmitirla para que sea percibida también por nuestro público de manera clara, sin lugar a confusión: Variaciones vocales, posturales y gestos suelen ser un importante complemento que ayuda a la nitidez de nuestro enfoque.

● Y SÍ, EL MOMENTO EMBARAZOSO: Desarrollar la capacidad de salir de situaciones engorrosas con preguntas o situaciones incómodas que pueden darse en el momento de la presentación, es uno de los puntos clave en la preparación de nuestros portavoces. Conocer nuestros puntos débiles potenciales de ataque, sugiriendo posibles preguntas es una manera de controlar la sorpresa inesperada del orador sin perder la compostura y el enfoque de la línea comunicativa definida.

Y como cierre a este artículo, un broche de oro con el fabuloso video de Will Stephen en “How to sound smart in your TEDx Talk”

Por Maria Florencia Morales
@FLORDEHUINCA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × dos =