Branding emocional o cómo posicionarte en el corazón de tus clientes

13 junio, 2018

¿Quién no ha escuchado eso de que hay que cuidar las relaciones para no perder la chispa? Las marcas tienen que hacer hincapié en esto cuidando al milímetro la relación con su target para así no perder la magia o el ansiado engagment. Tienen que enamoran al consumidor día tras día.

¿Qué es el Branding Emocional?

Los compradores ya no se conforman con adquirir un producto, ahora buscan vivir experiencias de marca. Para conseguir esto muchas marcas como Dove, Apple o Coca Cola apuestan por las técnicas del branding emocional. El marketing de las emociones consiste en dirigir todo el marketing y la comunicación al servicio de las emociones del consumidor, haciéndole sentir que son parte crucial de la marca.

Y si una marca consigue eso, la conexión emocional con sus seguidores, tiene un gran porcentaje de posibilidades de quedar grabado en su memoria, relacionando la marca con algo positivo, convirtiéndose en prescriptor de la misma. Además, si la marca consigue aflorar esas emociones, seguro que al final, conseguirá la compra o acción que persiga.

“El mayor error de las estrategias de branding es creer que el branding se basa en cuotas de mercado, en lugar de basarse en emociones” dijo Marc Gobé, el padre de este concepto. Por lo tanto, a la hora de hacer branding es primordial incorporar las emociones en el plan de marketing.

El ejemplo más claro: Coca Cola

Gracias a grandes campañas de publicidad y extraordinarias estrategias de marketing, Coca-Cola es claro ejemplo de cómo llevar a cabo el branding emocional de forma más que exitosa, consiguiendo que el 94 por ciento de la población mundial conozcan su marca.

Para ello la compañía no solo se enfoca en generar ventas, pone toda su energía en vender conceptos tan positivos como la felicidad, combinando a la perfección un producto de calidad con emoción, apelando directamente a un estado emocional.

La campaña más evidente y notoria de marketing emocional de la marca fue la conocida como “Comparte una Coca Cola”. Esta campaña consistió en colocar nombres propios, y a posteriori nombres más genéricos como Papá y Mamá, en las etiquetas de las latas y botellas de Coca Cola. Según la Directora de Marketing de la marca Lucie Austin: “El éxito de la campaña viene de que nuestro nombre es lo más personal que tenemos”. Esta campaña consiguió de inmediato una reacción positiva.

Gracias a las interacciones con sus clientes y decirles una y otra vez lo importantes que son, Coca Cola ha conseguido crear un vínculo con su target y un reconocimiento de marca que va a ser difícil de superar.

En conclusión, lo que está cada vez más claro es que la gente acaba comprando por emoción y no por lógica o necesidad. Animo a las empresas a buscar una emoción positiva para adjuntar a su producto y así, sin lugar a duda, las ventas incrementará,

Por: Libe Nieto  @libbeluli

FUENTES
https://psicologiaymente.net/organizaciones/marketing-emocional-llegando-cliente

https://www.mercadotecniatotal.com/mercadotecnia/tres-campanas-exitosas-branding-emocional/

https://www.kanlli.com/estrategia-marketing-digital/branding-emocional/

https://eliromerocomunicacion.com/que-es-el-branding-emocional/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 + dos =