Érase una vez el storytelling

11 junio, 2018

Había una vez un niño muy muy pequeño, era tan pequeño, que apenas alcanzaba el tamaño de un dedo pulgar…

Si estás leyendo está palabras seguro que te habrás dado cuenta de que lo que viene después es la historia de Pulgarcito. Y es que todos tenemos un rincón de nuestro imaginario personal ocupado por aquellos cuentos populares que han conseguido conmover a generaciones enteras de niños.

Hoy en día, en el mundo de la infoxicación, el arte de contar cuentos ha entrado de lleno el mundo del marketing oculto bajo el pseudónimo de storytelling. Porque esto es el storytelling, contar historias.

Para construir el storytelling de una marca es muy importante saber a quién te estás dirigiendo, conocer a tu público es fundamental para saber qué clase de historia quieres contarles. Porque del mismo modo que existen muchos tipos de cuentos: de terror, de fantasía, de aventuras… también existen muchas maneras de enfocar la historia de una empresa. Puedes contar cómo surgió la idea, hablar de todos los obstáculos que se han tenido que superar para llegar hasta aquí, o qué es lo que la ha inspirado. Pero escojas la historia que escojas, habrás de construirla a la medida de quienes quieres que la escuchen.

Utilizar el storytelling tiene muchas ventajas, ya que nos ayuda a conectar emocionalmente con nuestra audiencia y a crear una fuerte confianza en la marca. Pero, sobre todo, un storytelling bien construido consigue que te recuerden fácilmente y por lo tanto ayuda a generar boca a boca.

Según Goyo Panadero, director general y socio de Llorente y Cuenca “la información pura y dura se tira y se termina”. Es por eso, que aquellos quienes consiguen emocionar y provocar sensaciones en el público, son los que hacen que su marca deje huella y se haga un hueco en la memoria colectiva.

Todos tenemos una historia, toda empresa guarda tras de sí un relato. ¿Cómo se creó? ¿qué la ha inspirado? ¿por qué tiene ese nombre y no otro? Estas son solo algunas de las preguntas que de ser contestadas podrían ayudarte a construir el storytelling de cualquier empresa. Buscamos un relato que refleje los valores de tu marca y que haga notar los aspectos que te diferencian del resto. Todo esto narrado con un lenguaje que emocione, porque ese es el objetivo de todo cuento, emocionar.

En resumen, el storytelling es una herramienta de valor incalculable porque nos permite acercar nuestros mensajes de una manera encantadora y comprensible para todos en una realidad absolutamente saturada de información.

Así que ahora piensa y dime, ¿cuál es tu historia?

 

Por: Cristina Ramos | @Crisllunou

Fuentes:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × cuatro =