Fake news: Destruyendo campañas políticas, empresas e individuos

25 junio, 2018

Los “fakes news” quizás han existido siempre, pero nunca hicieron tanto daño como en la actualidad con el boom de las redes sociales, al punto que puede destruir una campaña política –sin importar que tenga el mejor plan de gobierno– o quizás la reputación de la empresa con el mejor gobierno corporativo o la imagen del ciudadano más honesto.

Hoy por hoy, mientras se desplazan en el tren rumbo al trabajo, cuántos se detienen a verificar que si aquello que están leyendo en el timeline de Facebook o Twitter es verdad o no. Cuántos hemos leído que personajes famosos murieron y a las horas revivieron, no por obra divina, sino porque se trataban de informaciones mal intencionadas.

Hay quienes consideran que el 2017 fue el peor año de Facebook por la ola de cuestionamientos que recibió por permitir la difusión de informaciones falsas que fueron viralizadas en cuestión de minutos. Esta crisis obligó a la red social más usada a nivel mundial a adoptar candados o advertencias para los usuarios, cuando una información eventualmente esconda fake news.

Pero qué pasa cuando estas informaciones falsas no son detectadas y desmentidas a tiempo, con la misma velocidad y alcance con el que fueron difundidas y leídas por tu probable publico elector, socios, clientes o mejores amigos. Sencillamente, a pesar de tratarse de una vil mentira, pierdes reputación y la confianza de tus stakeholders, el activo más valioso de una organización que es difícil de recuperar. En poco tiempo, habrás perdido varios puntos en los sondeos de opinión, importantes negocios o transacciones, o seguidores en tus redes que solo se limitarán a replicar y comentar su fastidio en otros círculos de conversación.

No existe nada más falso que pensar que estar ausentes de las redes sociales, nos exime del riesgo de ser atacado por fake news; por el contrario,    ello te expone más ya que tu público desconocerá tu perfil, desenvolvimiento y tus mensajes, además de estar a kilómetros de distancia de poder responder el ataque por la misma vía.

En consecuencia, es claro que no es suficiente con estar en los social media, sino contar con un equipo profesional, que sepa enfrentar este tipo de situaciones, responda las 24 horas del día, active protocolos y, sobre todo, que su monitoreo abarque los 365 día del año.

Asimismo, no solo basta con detectar a tiempo el ataque. La respuesta al mismo debe ser contundente, con un mensaje muy claro y directo que desmienta el fake news rápidamente con la misma fuerza que recibió el “golpe”. Quizás sea necesario elaborar una nota de prensa o publicar un comunicado. Tu equipo recomendará si es necesario una conferencia de prensa, dependiendo la gravedad del tema.

Un ejemplo claro lo tuvimos hace poco en Perú, cuando se difundió un supuesto dialogo entre una niña damnificada por un fuerte sismo y el jefe del Estado, Pedro Pablo Kuczynski. El video editado mostraba –aparentemente– una respuesta indolente del mandatario a la menor que pedía que se restableciera el servicio básico del agua en su localidad. Pero la noticia falsa, fue desmentida inmediatamente por la Secretaria de Prensa de Palacio de Gobierno, que mostró, la verdadera conversación Los medios de comunicación que en un primer momento replicaron la noticia tuvieron que rectificarse y esta respuesta finalmente pudo evitar un daño mayor.

Hechos como este revelan la importancia de no escatimar esfuerzos para que tu mensaje aclaratorio tenga el mayor alcance, aún esto signifique una inversión importante en publicidad, en cualquier plataforma on line y off line. Lo importante es cortar a tiempo el fake news.

Por: Karina Quinde @karinaquinde

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 + 12 =