QUE HABLEN BIEN O MAL, PERO QUE HABLEN

4 mayo, 2018

Sería lógico pensar que lo que más ansía una marca, además de las ventas, es que la imagen y reputación que la sociedad tiene de ella sea lo mejor posible. Sin embargo, muchos son los casos de empresas que buscan deliberadamente la polémica para conseguir hacerse un hueco en la mente del consumidor y ser recordados. Por tanto, ¿Se podría decir que da igual la imagen que des, ya que lo único importante es ser recordado? Está claro que estar presentes en la mente del consumidor siempre es algo bueno, pero hay que ser muy conscientes del precio a pagar por ello.
Sin embargo, no se puede dar por supuesto que estos mensajes polémicos sean diseñados estratégicamente como táctica para impactar y ser recordados. También se puede dar el caso de que esta controversia no sea buscada, sino que surja fortuitamente, con un objetivo completamente opuesto al resultado final. En estos casos, la marca intenta por todos los medios que se la desvincule de dicha polémica, ya sea pidiendo disculpas, retirando el anuncio, o culpando a alguien ajeno sobre lo ocurrido. A pesar de esto, siempre queda la duda de saber si sus disculpas son realmente sinceras o es todo parte de una estrategia publicitaria.
¿Cómo distinguir entonces cuando una polémica es intencionada y cuando no? Lo más sencillo es fijarse en si la controversia beneficia de algún modo a la marca o si por el contrario la perjudica, además de ver si sigue con los valores de la marca.

POLÉMICA INTENCIONADA
Un claro ejemplo de mensaje publicitario con una polémica intencionada es el anuncio que lanzó Desigual en 2014 cuyo eslogan era “Tú decides”, en el que se veía como una mujer agujereaba unos preservativos después de colocarse un cojín en la barriga simulando estar embarazada. Además, al final del vídeo se felicitaba el día de la madre. Una vez lanzado este anuncio se creó una gran controversia ya que se consideraba que la figura paterna estaba siendo olvidada, siendo la madre la única que decidía sobre el bebé.

Después de esto, la marca no sólo no pidió disculpas, sino que se excusó argumentando que esto era un canto a la maternidad y a la libertad de expresión. Hay que tener en cuenta que el eslogan de la marca es “La vida es chula”, y su filosofía consiste en la rebeldía y liberación de la mujer. Por tanto, esta polémica es un ejemplo claro de estrategia planificada, ya que sigue los valores de la marca y crea un impacto en sus consumidores que con el paso del tiempo la recordarán como transgresora, olvidando por completo el mensaje en concreto.
POLÉMICA NO INTENCIONADA
Pero como hemos dicho, también se da el caso en el que la polémica no sea intencionada y pille completamente infraganti a la marca. Este es el caso de H&M, quienes colgaron en su página web una imagen de un niño negro vistiendo una sudadera donde se podía leer “Coolest monkey in the jungle”.

Tras esto, la opinión pública les acusó de racismo, algo que les pilló completamente por sorpresa, disculpándose inmediatamente. Es claramente visible que esta polémica no sigue ninguna estrategia ya que no va acorde a ningún valor de marca, además de ser completamente fortuita.
Por tanto, en ocasiones es necesario ver éstas polémicas desde otra perspectiva, intuyendo si éstas son fortuitas o intencionadas, para poder saber también si realmente son merecedoras de las críticas y repercusión que reciben, ya que puedes formar parte de una paradoja en la que con tu indignación contribuyes al objetivo final de la marca: ser recordados por siempre por la sociedad.
Por: Miranda Santamaría @mirandastmra

Enlaces utilizados: http://www.elhombreanuncio.com/anuncio-desigual-tudecides-2014/
https://www.agenciatelling.com/cinco-anuncios-mas-polemicos/
https://www.idearium30.com/la-polemica-como-estrategia-publicitaria-i49

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 3 =