La desinformación en las Redes Sociales: ¿Qué estamos haciendo mal?

10 noviembre, 2017

Hoy en día el rápido acceso a la información es una realidad. La sociedad actual evolucionó y se sumó a la nueva era digital otorgada por las distintas plataformas virtuales que nos ofrece Internet, así como también desde la tecnología a través de los codiciados smartphones.

De acuerdo a las últimas cifras oficiales entregadas en junio de este año por el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, hoy serían más de 2.000 millones de usuarios activos al mes en dicha red social(1). Esto, sumado a los fieles a Twitter quienes bordean los 328 millones de usuarios (cifras que no han mostrado mayor incremento en comparación a Facebook según indican los expertos)(2).

¿Qué es lo que hace más atractivo a estas plataformas? Facebook se ha consolidado ante el ojo público por ser una red accesible para cualquiera. Hoy, personas de todas las edades – niños, adolescentes, adultos y adultos mayores – lo utilizan ya sea por entretención o como una vía de comunicación a distancia con familiares y amigos.

Por otro lado, Twitter aspira al mundo intelectual. Se ha transformado en una plataforma informativa en donde los embajadores resultan ser una serie de periodistas y comunicadores sociales los cuales se plantean como objetivo difundir y comentar noticias al instante.

Con los últimos acontecimientos ocurridos en el mundo – en todo ámbito de la noticia – Twitter se ha coronado como una fuente precisa de información, siendo incluso el protagonista en campañas políticas y otros. (CASO OBAMA – CAPTURA OSAMA BIN LADEN).

Pero ¿En qué momento Facebook y Twitter se cruzan y resultan ser un mal informador?

La cantidad de usuarios activos en ambas plataformas, y el mal uso de las mismas, han provocado que la desinformación ocupe un rol más importante que cualquier otro. Esto en base a especulaciones e invenciones que los mismos usuarios registran – tanto en Facebook como Twitter -, lo cual se replica y llega a todas partes del mundo.

Sin embargo, expertos señalan que el problema de esto no se basa principalmente en el aumento de la población en dichas plataformas, sino que existe otro factor adicional con el cual como sociedad no contábamos hace al menos 15 años atrás: la inmediatez con el que llega la noticia.

“La propagación de noticias falsas, alarmas infundadas y rumores que las personas asumen como información real no es un fenómeno nuevo en la era digital… el uso masivo de redes sociales y plataformas de mensajería instantánea añadieron un agravante a la ecuación: la inmediatez”(3).

Bajo ese contexto ¿Cómo solucionarlo?

Si analizamos en profundidad existe una serie de plataformas adicionales como menciona el artículo que juegan en contra en este problema, WHATSAPP, por ejemplo, es uno de ellos. Casos ya conocidos que nacen producto de algún acontecimiento como lo son los atentados terroristas, desastres naturales, o incluso desde el ámbito político, han evidenciado el grado de irresponsabilidad en esta materia.

Sin duda pareciera ser que se trata de una problemática que irá en aumento. Mientras no existan formas de regular la información, no habrá manera de controlar la veracidad de la misma, menos aún si es que los usuarios se transforman en periodistas con un solo click.

Por Melissa Brito
@melibrito

(1)https://hipertextual.com/2017/06/facebook-supera-los-2-000-millones-de-usuarios-al-mes
(2)http://www.elmundo.es/tecnologia/2017/07/27/5979dc3146163fc6568b4674.html
(3)http://www.elpais.com.co/tecnologia/las-claves-para-no-propagar-desinformacion-en-redes-sociales.html

Fuente image:http://www.clasesdeperiodismo.com/2017/08/16/realiza-busquedas-avanzadas-en-facebook-y-twitter-con-pocos-clics/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × cinco =