La influencia de la música en la comunicación publicitaria

9 agosto, 2017

La función e intención de la música en la publicidad es la de captar la atención, despertar el interés, generar el deseo y conducir al consumidor a la acción de compra del producto (AIDA).

Cuando se lanza un mensaje publicitario, uno de los factores que miden su éxito es el recuerdo, ya que con él, viene el posicionamiento tan deseado de las marcas.

La evolución de la publicidad no se puede entender sin la evolución de la música. Cabe preguntarse cuál es la esencia de la música publicitaria en los spots televisivos y las cuñas radiofónicas es, de manera intrínseca, el “significado” que ésta aporta al mensaje. Así, y tal como afirma Pekkilä, “… los géneros musicales y sus variaciones se transforman a menudo en música publicitaria para comunicar determinados valores sociales. […] Podemos decir que la música publicitaria es un espejo cultural que refleja los valores sociales de las distintas músicas…”.

Cuando la música forma parte del propio mensaje, éste queda ampliamente reforzado. Nadie duda, pues, de la intrínseca relación entre música e imagen de marca. En primer lugar, porque la música ayuda a segmentar el público objetivo de la marca, que otorga una personalidad propia a la marca como ningún otro elemento comunicativo es capaz de hacer. Al mismo tiempo, la música puede llegar a convertirse en el “eslogan auditivo” de la marca, creando un sello determinante que multiplica sus efectos comunicativos. Algunos llegan a hablar, incluso, de “sonido de la marca”, como algo que “no sólo expresa género, palabras o los perfiles del artista”.

Tipos de música que se usan en publicidad
La clasificación debe partir de la separación entre música preexistente: la música ya existente previamente y se aprovecha, por su idoneidad, para ser adaptada a la banda sonora del anuncio; y música original: la música que se encarga ex profeso a un compositor.

El eje central de toda composición musical publicitaria pivota alrededor de la conocida máxima de las 3 “R”: rima, ritmo y repetición.

Por otro lado, la industria musical mundial, últimamente con un futuro incierto, necesita nuevos espacios promocionales para hacer llegar a los consumidores las canciones de sus artistas. Y la publicidad le ofrece una de las mejores plataformas para conseguirlo.

Música preexistente
La música preexistente está protegida por los derechos de autor y se requiere el pago de licencias o derechos de autor. Clasificación:

Canciones Originales: Utilización de una canción ya grabada para otra finalidad no comercial.

Adaptaciones: Canciones originales modificadas.

Covers: Imitación de canciones originales.

Música de librería: De adquisición libre, gratuita o a bajo coste

Música Original
Son canciones totalmente nuevas creadas específicamente para el anuncio o campaña publicitaria. Clasificación:

Jingle marca: Música con texto que ensalza las cualidades del producto.

Jingle Ad-Song: Música en formato de canción cuyo texto no cita la marca ni las cualidades del producto.

Logo musical/ Sintonía corporativa: Música instrumental o vocal pero sin texto.

Música incidental: Música instrumental sin texto cuya función es apoyar a la imagen.

Versión libre: Son canciones compuestas y creadas para que a oídos del oyente parezcan o recuerden a determinados grupos, cantantes o estilos.

Mercè Márquez
@mercemaru

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × cinco =