La reputación Corporativa – una mirada al éxito

6 junio, 2018

No cabe duda que la palabra reputación trae consigo un sin número de connotaciones que se derivan de ella y que tradicionalmente van unidas. El desempeño,  el cumplimiento y el comportamiento de una empresa son quizás los factores más importantes que miden el impacto exterior que se tiene de esta, la reputación va acompañada de la imagen; Imagen que una vez haya sido proyectada es capaz de arrojar sí una corporación posee liderazgo.

La reputación corporativa está de moda, y cómo no, si esta permite comprender más a fondo el prestigio y la consideración positiva de determinada compañía. Pero para lograr todo esto se requiere de un camino largo dónde la gestión empresarial y el gobierno corporativo juegan un papel de suma relevancia.

El éxito ya no se mide solo por resultados económicos, ni por cifras cuantitativas, volumen de ventas, o por número de sucursales, donde realmente se percibe la buena reputación es en el logro de la rentabilidad, crecimiento y sostenibilidad económica de la empresa.

Pero, ¿cómo se puede medir eficazmente el valor de la reputación empresarial?  En la actualidad hay diversidad de opiniones entre los expertos sobre la idoneidad de las evaluaciones o rankings de reputación corporativa. Sin embargo son amplias las  percepciones a favor porque, al salir a la luz los resultados y verse reflejada en un ranking público, las compañías se verán forzadas a cuidar su reputación corporativa. (Reputación Corporativa, una imagen más profunda, Alfonso Eduardo Veloz)

Como se puede ver, la reputación es fundamental para medir el éxito de la corporación y así lo señala Antonio López, director de comunicación e imagen de BBVA una de las primeras corporaciones españolas en gestionar su reputación: “ésta resulta de la relación armónica entre la identidad y la imagen corporativas, es decir, es el resultado de la consolidación de su imagen” (La reputación corporativa como factor de liderazgo; Justo Villafañe)

Las compañías que logran consolidarse a través de su reputación, imagen y responsabilidad ya poseen un terreno ganado en el ámbito empresarial, pues proyectan una identidad, valores y un carácter estructural que con el pasar del tiempo se va perpetuando demostrando así un liderazgo estratégico, exitoso e inteligente.

Sin duda el liderazgo empresarial que por supuesto va ligado a la reputación, basado en hechos y resultados comprobables y evidenciables consigue la captación masiva de nuevos clientes y con ello una probable fidelización emocional permitiendo un mayor y consolidado éxito.

Por: María Alejandra Manrique Salazar

Twitter: @malejamanriquee

 

#Reputaciòn&corporaciòn

#imagenmedible

#loquesepercibecuenta

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × uno =