El lado bueno de las redes sociales

17 marzo, 2017

Como todo en la vida las cosas tienen su lado bueno y su lado malo por lo que las redes sociales no iban a ser una excepción. Cuando se usan estas herramientas hay que ser cautos ya que nuestra identidad puede ser robada, fomenta el bullying y dependiendo de qué contenidos publiquemos puede suponer problemas a la hora de encontrar trabajo. Estos son algunos de los aspectos negativos de las redes sociales, pero ¿cuál es su lado bueno?

Muchos. Mediante estas herramientas podemos estar en contacto con nuestros amigos de forma simultánea, aunque estemos a miles de kilómetros de distancias, podemos seguir los éxitos de nuestros amigos, el #feedback con las empresas es más rápido, permite tener una mayor cercanía con los clientes, se pueden compartir archivos y documentos rápidamente, etc.

Solidaridad
Además, cualquier publicación que se añada en nuestro perfil de las redes sociales puede convertirse en viral. A veces no es bueno que esto suceda, pero otras veces sí. Desde hace unos años se proponen “retos” a través de las redes sociales, algunos de ellos son simplemente para divertirse, otros en cambio tienen un motivo solidario. Uno de los más conocidos fue el “Ice Bucket Challenge” en el que se pretendía recaudar fondos para una de las enfermedades raras conocida como “ELA” (esclerosis lateral amiotrófica). Gracias a este reto, que consistía en tirarse un cubo de agua helada por el cuerpo, se recaudaron más de 180 millones de euros en dos años, consiguiendo así que se avanzara en la investigación de estas enfermedades. Gracias a estos fondos se descubrió un nuevo gen de dicha enfermedad, el NEK1.

El pasado sábado 25 de febrero Pablo Ráez fallecía, un chico de 20 años con leucemia que luchó hasta el final para conseguir superar la enfermedad, aunque no lo consiguió. Pero durante su lucha Pablo logró algo muy importante, y fue movilizar a la gente para que aumentaran las donaciones de médula ósea.

Desde que le detectaron leucemia en 2015, Pablo Ráez utilizó las redes sociales para contar cómo estaba siendo su lucha para superar la leucemia. Durante el verano de 2016 lanzó un video en el que intentó concienciar a la gente de la importancia de ser donante de médula ósea.

En poco tiempo este video se hizo viral superando el millón de visitas y las donaciones de médula incrementaron. Pablo le puso nombre a su reto #retounmillón con el que pretendía que se llegará a esa cifra de donantes. “No sabéis lo importante que es la donación, teniendo en cuenta que somos 46.000.000 de personas en España y solo hay 250.000 donantes. (…) Hay mucha información en Google de cómo hacerlo y, reitero, ya no solo por Pablo Ráez, sino porque hay miles de niños que necesitan un donante”, este fue el mensaje que escribió en sus redes sociales mientras esperaba su segundo trasplante.

Pablo Ráez demostró tener un enorme carisma y consiguió que un gran número de personas se implicaran con la causa. Finalmente, Pablo no superó la enfermedad, pero dejó un gran legado. Durante su lucha los donantes de médula aumentaron y tras su muerte ha seguido creciendo.

Es en estos casos cuando debemos valorar de forma positiva las redes sociales. En ocasiones son dañinas, pueden provocar problemas, pero en otros casos hacen que se despierte el lado más solidario de las personas y se consiga mejorar la calidad de vida de quienes más lo necesitan.

Cristina Rubio
@crisanjuan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 2 =