Política 2.0: El Caso Donald Trump

31 julio, 2017

Foto tomada de www.vanityfair.com

Desde 2005 los expertos del Marketing Político acuñaron el término “Política 2.0” para describir el uso de la internet al servicio de la política. Pero fue sólo hasta 2008 en la campaña de Barack Obama a la presidencia de los Estados Unidos que se evidenció el poder de las redes sociales como plataforma política y discursiva. Ocho años después, Donald Trump, evolucionó/revolucionó este concepto y contra todos los pronósticos, se alzó como el presidente número 45 de los Estados Unidos a través de una estrategia muy digital, poderosa y con menor presupuesto.

Sin entrar en una discusión ética o de contenido del discurso del actual presidente de los Estados Unidos, es valioso analizar cómo su estrategia de comunicaciones le sirvió para catapultar su estilo populista, convertirse en tendencia en las redes sociales y en las urnas.

Pasó de ser un candidato que ni siquiera era tomado en serio por el propio establishment de su partido, ni por sus contendientes del partido Demócrata, la opinión pública y mucho menos por un grueso de estadounidenses a ocupar uno de los lugares más relevantes de la política mundial.

A través de publicaciones controversiales, imágenes, burlas hacia los demás y hacia él mismo, logró ir calando entre la ciudadanía digital y los medios: el mundo entero hablaba de Donald Trump. Bien o mal, pero hablaban.

Se convirtió en noticia, alcanzó millones de seguidores en Twitter y Facebook, cazó sonadas “cyberpeleas” y al final del cuento nos sorprendió: se hizo Presidente del país más importante del mundo.

Tal y como lo afirma CASTLEberry Media, expertos en Content Marketing, para la Revista PYM: “Lo que unos meses atrás parecía imposible, hoy es una realidad. Donald Trump es el nuevo presidente de los Estados Unidos. Ante este panorama, es inevitable reflexionar sobre la influencia del uso dado por el hoy inquilino de la Casa Blanca, de las redes sociales y toda su estrategia de marketing digital para llegar a Washington”.

El mismo presidente afirmó para una entrevista en la Cadena CBS: “Tener tanto poder en términos de números con redes como Facebook, Twitter, Instagram me ayudó a ganar estas elecciones, en las que mis rivales, gastaron mucho más dinero que yo”. De hecho, el ahora político y hombre de negocios, aseguró que las redes sociales eran más poderosas que el dinero. El impacto fue tanto que Trump triplicó en apariciones e impacto a Hillary Clinton.

Expertos en ‘Web Marketing’ y ‘Marketing Político’, le endosan el éxito a la capacidad de su equipo de estrategas para analizar información y usar las redes como un “Reality Show” en el que generaron una burbuja de noticias escandalosas, algunas falsas, que rápidamente se viralizaban. Poco político como es Trump, su campaña al igual que su vida fue el “show” de una celebridad.

Nos guste o no el resultado de este exitoso ejercicio, y más allá del resultado de las elecciones de los últimos años en los Estados Unidos, lo cierto que es que las redes sociales se han convertido en los canales de comunicación política más democráticos, plurales y participativos que existen.

Por Carla Marina Flórez
@carlamflorez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 + diecisiete =