Regresa al futuro con el Big Data

21 marzo, 2018

Hace algún tiempo que el concepto Big Data empezó a resonar por todas partes y se convirtió en una de esas cosas de las que todo el mundo habla, pero pocos saben qué es. Hay quien piensa que se trata de algo futurista, como el aeropatín de Marty McFly. Pero la realidad es que el Big Data ya forma parte de nuestro presente.


En el 2014, IBM anunciaba que casi el 90% de la información mundial había sido creada durante los dos años anteriores. Es decir, en este momento estamos generando más información en dos días que en toda nuestra historia previa al 2003.
Cada día el consumidor navega dejando tras de sí un rastro, una serie de pistas que nos permiten saber quién es, qué le interesa, con quién se relaciona, dónde compra, etc. Sí, tenemos más información que nunca para conocer a nuestros clientes, el problema es que no sabemos cómo utilizarla.
Subirse al carro del progreso no es tan sencillo como parece. El Big Data crece a un ritmo vertiginoso y esto supone un tremendo quebradero de cabeza para las empresas, que han de enfrentarse a tres grandes retos:
– Saber qué información recoger.
– Aprender a analizar esta información.
– Extraer de ella ideas provechosas y aplicables.
Toda esa información necesita ser gestionada y es aquí donde entra lo que se denomina inteligencia empresarial o business intelligence. Una serie de metodologías que nos permiten analizar y dar forma a ese sinfín de datos y convertirlos en información valiosa.
Una vez conseguimos filtrar y catalogar esas montañas de información veremos que la aplicación del Big Data tiene múltiples usos que pueden suponer un punto de inflexión para nuestro negocio.
Una de las funciones más importantes es que nos permite crear estrategias de marketing adaptadas a nuestros clientes. Ya que podemos realizar una segmentación mucho más exhaustiva y crear perfiles de clientes mucho más específicos.
Esta segmentación nos proporciona patrones de comportamiento entre los consumidores. De este modo podremos saber cuáles son los motivos por los cuales perdemos clientes o no llegamos a todos los que queremos llegar. Incluso podremos llegar a evitar posibles fraudes.
Además, las dinámicas de observación y estudio de patrones de comportamiento también nos dan la ocasión de localizar y explotar oportunidades de negocio, puesto que podremos adelantarnos a la competencia y encontrar nichos vacíos basándonos en las actuaciones de nuestros clientes.
Esto nos permite hacer un seguimiento de las tendencias del mercado y ver qué productos funcionan mejor o tienen mejor acogida entre los consumidores. Nos facilita inmensamente la predicción de negocio, llegando incluso a poder hacer una aproximación muy acertada de los costes de nuestras acciones.
El Big Data hace que podamos tomar decisiones en tiempo real, evitando así el tener que esperar a ver los efectos de una acción. Gracias a esto ahora podremos verlos inmediatamente y actuar en seguida.
Resumiendo, en esencia, el Big Data es una marea incesante de datos que bien utilizados suponen ese empujón que necesita un negocio para mejorar su posicionamiento, igual que si fuésemos un adolescente recorriendo la ciudad montado en un aeropatín.

Por: Cristina Ramos | @Crisllunou
Fuentes:
– https://www.marketingdirecto.com/marketing-general/eventos-y-formacion/para-que-sirve-el-big-data
– https://www.iebschool.com/blog/como-aplicar-el-big-data/
– http://www.foromarketing.com/big-data-marketing-contenidos/#1479376865494-d8f4f655-b58d8983-09c6
– https://www.inboundcycle.com/blog-de-inbound-marketing/big-data-marketing-los-3-componentes-esenciales-para-una-estrategia-exitosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 − Doce =