Una profesión, mil funciones

18 julio, 2018

Los comunicadores sociales de hoy en día precisan estar preparados con una mentalidad 360 y capacidades infinitas para poder cubrir con todos los requerimientos del rubro. Actualmente, los profesionales de esta área, nos vemos constantemente en la situación de cumplir con funciones que, quizá, nunca pensamos que estaríamos desempeñando.

Son las 8 de la noche. Ana (nombre ficticio) se prepara para cerrar su jornada laboral y poder partir finalmente a casa. Sin embargo, a las 8:01, ingresa un correo electrónico de uno de sus clientes que le solicita con urgencia un comunicado aclaratorio sobre una noticia publicada en Facebook. Ana conoce el rubro, conoce el ritmo y la velocidad con la que hoy en día se mueve la información. Así, le toca quedarse, una vez más, elaborando el comunicado, corrigiendo y cerrando su edición. Quizá, por lo menos, un par de horas más.

Lucía está trabajando desde las 7:00 am visitando medios de comunicación televisivos con sus clientes. Planea descansar a medio día y comer un poco. Sin embargo, llega a la oficina y se entera que tiene entrevistas a medio día. Retorna a la oficina a las 15:00 y se entera que tiene un lanzamiento por la noche. Su jornada termina a la 1:00 de la mañana.

Y es que basta ver las solicitudes para profesionales del área. “Se requiere profesional en comunicación con experiencia en desarrollo, con enfoque en diseño y desarrollo de campañas sociales y contacto con medios de comunicación; facilidad de palabra, edición y producción audiovisual, elaboración de estrategias, community management, logística y 100 requerimientos más”.

No caemos en una exageración al decir que en esta profesión uno se ve en la situación de ejercer utilería, producción, redacción, community, administración, contabilidad, mensajería y un sinfín de funciones. Pese a que en la universidad se estudia cada punto, uno siempre apunta a especializarse en un área. Sin embargo, para los comunicadores no funciona así.

Martín Barbero destaca la complejidad de esta profesión al citar que: “El comunicador será entonces el que se tome en serio esa palabra, pues comunicar —pese a todo lo que afirman los manuales y los habitantes de la posmodernidad— ha sido y sigue siendo algo más difícil que informar (Dialnet, Reflexiones sobre el papel del comunicador, 2015).

El comunicador de este siglo deberá, como se cita en el Congreso Internacional Latino de Comunicación: “Contar con una formación integrada, ‘renacentista’, ‘pluridisciplinar’, frente a la especialización casi extrema de tiempos no tan lejanos. Es decir, ‘saber un poco de todo’”.

En el día a día de un comunicador se puede ver esta realidad. En un mismo día uno redacta notas, llama por teléfono, envía artes a imprenta, solicita facturas y elabora presupuestos.

Con todo ello, y en base a la experiencia vivida, se puede afirmar que es una de las mejores profesiones del mundo. No somos bien pagados, no somos valorados, pero aquí estamos.

FUENTE: https://comuemprendedores.com/un-buen-comunicador-caracteristicas/

Por: María Teresa Carvajal

@Teremiau26

#Comunicadores #SigloXXI #Actualidad

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 − Diez =