El brand content actual

7 mayo, 2018


Hoy en día el brand content responde a la comunicación de emociones, y a la fusión de esas historias con marcas, para conseguir aquello que todas anhelan: formar parte de la compleja vida de las personas, o consumidores.

Esta disciplina de la comunicación ha evolucionado mucho en los últimos tiempos, ha pasado de ser un concepto que introducía a las marcas de una manera algo intrusiva a algo consumido por la sociedad como contenido de entretenimiento, a ser la propia marca la que crea contenido editorial sin dejar de ser comunicación comercial.

Desglosando el término podemos entender dos conceptos clave, el branded y el content.

El branded busca dar a entender que el contenido se impregna de valores y objetivos de la marca con fines siempre económicos, aunque sea a largo plazo. Se busca el paralelismo entre la marca, algo más intangible que como se entiende una empresa, con las personas. El factor emocional es algo único de los consumidores, que apartaban cuando elegían una marca, pero actualmente se pueden encontrar similitudes entre ellos y las marcas. Lo importante es la definición concreta y su comunicación para llegar al factor intangible de los consumidores.

Y el content, como concepto de marketing, es algo ajeno a la publicidad tradicional, que siempre se ha captado como algo intrusivo porque está presente en el día a día de los consumidores. El concepto de contenido se ha transformado en algo diario, que consumimos como si fuera un producto, pero solo para entretenernos, como podría ser un vídeo de YouTube de un influencer, pero que no deja de ser una marca relacionada a través de las emociones con sus consumidores, del mismo contenido en este caso.

Por todo esto, relacionarlos lleva a las marcas a convertirse en creadores de contenido a través de la definición de las mismas como algo más cercano y de nuestro día a día sin ser intrusivas.

Es evidente que las marcas trabajan con una estrategia propia y ya definida, pero esa es la parte más importante y complicada de la disciplina del brand content. Se debe hacer de una manera sutil dónde los productos o servicios que esa marca vende, formen parte del contenido para ser bien recibido. La estrategia marca el objetivo de la marca, los medios y canales, el comunicador, el método y la creatividad, para conseguir “decir” aquello que la marca quiere, poniendo como escenario de éxito, que se perciba como se ha planificado.

Para concluir, lo bonito de todo esto, es que es real, y se ha conseguido homogeneizar el concepto de marca y lo que comunica, con cada uno de lo que siente un posible consumidor, que, aunque se puede definir con solo una palabra, es de una complejidad impresionante.

El brand content, sin dejar de ser un contenido editorial, no deja de ser una forma de publicidad.

Por: Pau Gómez Bruguera

@paugomez95
Link de la imagen: http://incitrio.com/wp-content/uploads/2014/03/Content.jpg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × cinco =